viernes , octubre 20 2017
Home / Locales / Fiscales buscan condenar con pena de muerte a un hombre de Utah

Fiscales buscan condenar con pena de muerte a un hombre de Utah

Ramón Luis Rivera. Cortesía KUTV

Los fiscales anunciaron el lunes su intención de buscar la pena de muerte para un hombre acusado de matar a un compañero en la  Utah State Prison, el año pasado.

Ramón Luis Rivera, quien cumplirá 32 años el viernes, es acusado de asesinato agravado, un delito de primer grado, en la muerte de Jeffrey Ray Vigil, de 24 años.

Los documentos de carga dicen que Rivera apuñaló a Vigil – supuestamente un miembro de una pandilla rival – “varias veces”, lo estranguló hasta que perdió el conocimiento, luego pisoteó y pateó la cabeza más de 70 veces. El ataque fue registrado por cámaras de vigilancia de la cárcel, señala el estado.

Si Rivera es condenado, un juez o jurado debe sopesar la evidencia en el caso antes de entregar una sentencia de muerte o una sentencia de cadena perpetua con o sin posibilidad de libertad condicional.

Vigil fue atacado en un área común de la unidad de vivienda Oquirrh 1 la noche del 14 de marzo de 2016, según el Departamento de Correcciones de Utah. Murió a la mañana siguiente en un hospital local.

En una demanda por derechos civiles de 20 millones de dólares presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos el pasado mes de septiembre, la viuda de Vigil, Chelsie Vigil, acusó al Departamento de Correcciones de poner en peligro a su marido.

Jeffrey Ray Vigil. Cortesía KUTV

Según la demanda, Vigil fue trasladado de la máxima seguridad a la unidad de Oquirrh a pesar de las preocupaciones que planteó con los funcionarios de la prisión de que la zona albergaba a miembros de la pandilla Titanic Crip Society. La demanda afirma que los registros de la prisión habían documentado que Vigil era un miembro de la cuadrilla de Ogden Trece.

El mes pasado, los abogados de la Procuraduría General de Utah argumentaron con éxito que el Departamento de Correcciones y sus empleados “en sus funciones oficiales” fueron despedidos de la demanda.

El caso está en curso contra Scott Crowther, que en ese momento era el director de la prisión, y 12 empleados “a título individual”. No se ha programado una nueva audiencia.

Además de la acusación de homicidio agravado, Rivera es acusado de dos cargos de posesión de artículos prohibidos en centros penitenciarios, un delito grave de segundo grado.

La historia criminal de Rivera incluye condenas por intento de homicidio agravado en un tiroteo de agosto de 2009 en Clearfield, asalto por un preso, posesión de drogas, robo e intento de fuga. La próxima cita de Rivera será el 23 de octubre.

Otro preso acusado en relación con la muerte de Vigil, Albert Collin Fernández, de 39 años, es acusado de dar puñetazos y patear a Vigil en la cabeza varias veces, y aguantar a la víctima mientras Rivera lo apuñalaba.

Fernández es acusado de asesinato, un delito grave de primer grado, y obstruir la justicia, un delito de segundo grado, por su supuesta participación en el asesinato. Si es declarado culpable, la acusación de asesinato lleva a una pena de prisión potencial de 15 años a la vida.

Una acusación de asesinato no permite la pena de muerte en Utah, en contraposición a una acusación de asesinato agravado.

Un juicio de tres días está programado para Fernández y comenzará el 8 de enero, con una conferencia final previa al juicio programada para el 22 de diciembre.

Fernández tiene una historia criminal sustancial en Utah que incluye cargos de culpabilidad a un asalto por parte de un prisionero, secuestro y robo, según muestran los archivos de la corte. También ha sido condenado por agresión, posesión de drogas, intento de manipulación de un testigo o jurado, intento de disturbio, intento de posesión de un arma peligrosa por parte de una persona restringida y no detenerse al mando de un oficial de policía, entre otros crímenes.

En el momento de su muerte, Vigil había estado encarcelado desde el 2 de junio de 2015, por una violación a la libertad condicional. Su historial criminal incluye condenas por recibir propiedad robada, no detenerse al mando de un oficial de policía y posesión de drogas. También se enfrentaba a posibles cargos federales, según los registros judiciales.

Por Al Día Utah

Autor: Marien Moreno

Vea también

Falleció Gary Ott, ex registrador del condado de Salt Lake

El ex registrador del condado de Salt Lake, Gary Ott, falleció el jueves por la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *