Si alguien todavía no está de acuerdo que hoy en día podemos obtener milagros de Dios, es porque aún no lo ha experimentado, porque su fe ha disminuido