miércoles , septiembre 20 2017
Home / Internacionales / La muerte de un conejo gigante en un vuelo abre otra crisis en United Airlines

La muerte de un conejo gigante en un vuelo abre otra crisis en United Airlines

La muerte de un conejo gigante en un vuelo entre Londres y Chicago amenaza otra vez la imagen de la compañía United Airlines dos semanas después del escándalo por el desalojo a la fuerza de un pasajero de 69 años de un vuelo afectado por overbooking. El pasajero, arrastrado por el pasillo de la aeronave hasta conseguir expulsarlo, perdió dos dientes y necesitará una intervención quirúrgica en la nariz, afectada por una doble rotura.

Si la crisis abierta por la difusión de las imágenes del desalojo obligó a la compañía a pedir disculpas y cambiar de urgencia el protocolo de actuación en caso de overbooking, la muerte del conejo, de nombre Simon, enfrenta a United Airlines al escrutinio sobre la forma de transportar animales. Según publica The New York Times, el conejo murió por causas que no han sido explicadas en el vuelo que le trasladaba desde el aeropuerto de Heathrow al de Chicago, donde le esperaba su comprador.

Simon era un ejemplar de conejo continental gigante, de casi un metro de largo y 10 meses de edad. La especie es muy valorada, a pesar de su tamaño, como animal de compañía por su carácter y su inteligencia, y un comportamiento que es considerado más propio de un perro que de un conejo.

El conejo pasó un control veterinario antes de embarcar. No presentó problema alguno, pero murió en la bodega de carga del avión. Su criadora, Annette Edwards, afincada en Worcestershire, en el oeste de Inglaterra, ha declarado a The Sun que quiere saber lo que ocurrió al ejemplar, que transportaba para su venta. Por el momento United Airlines solo ha dicho a través de un portavoz que están entristecidos por la noticia e investigando las circunstancias de la muerte del conejo.

Simon no era un conejo cualquiera. Iba camino a superar el récord de tamaño en su especie una vez que llegara a la madurez. El dueño de la marca es su padre, Darius, de 132 centímetros y también propiedad de Edwards. La mujer, exmodelo de Playboy y que hace años se sometió a cirugía plástica para parecerse a Jessica Rabbit, ha explicado que tiene experiencia en el envío de conejos a distintos lugares del mundo y nunca le había pasado algo así. El comprador “es muy famoso”, según Edwards, y está “muy decepcionado”.

Por El País

Autor: Marien Moreno

Vea también

Al menos 117 muertos en México por el terremoto

Más de un centenar de personas murieron víctimas de un potente terremoto de magnitud 7,1 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *